Una carta muy especial (Discurso Quo Vadis – promoción 2012)

Discurso Quo Vadis – promoción 2012

 

Bona nit, som la Coral González i la Izaskun Pérez, les delegades de curs. Avui ens ha tocat a nosaltres parlar però ho fem en nom de tota la promoció. Esperem que aquest petit discurs els serveixi a tots per enrecordar aquesta nit tan especial per nosaltres.

 

Cuando empezamos a preparar lo que queríamos decir en nombre de nuestras compañeras en el día de hoy, recordamos inmediatamente algunas situaciones cómicas que hemos vivido durante estos años de escolarización en Canigó. Recordamos uno de los días que entró una paloma en clase y la profesora que había abrió el paraguas y se escondió detrás de él, como si fuese un escudo. O las veces que cierta persona se “desmayaba” en el momento oportuno de la clase. O el fallido intento de hacer un belén viviente. No podemos dejar de mencionar los divertidos momentos que algunas de nosotras vivimos en nuestra estancia en Londres, no hay día del que no tengamos anécdota.

 

Repasando estas y otras situaciones, nos dimos cuenta que guardaremos muy pocos recuerdos de nuestra etapa en Canigó que no sean alegres, aunque los haya habido, como, imaginamos, en cualquier otra etapa de la vida.

 

Normalmente el día de las becas las alumnas nos entristecemos porque nos damos cuenta que se nos acaba el tiempo de estar juntas en clase, armar follón de vez en cuando, vernos cada día… Pero de lo que no nos tenemos que olvidar es que estos años de amistad, los días de lluvia con música a todo volumen en clase, las guerras de comida o las escapadas en mitad de la noche durante las convivencias, no se nos olvidaran tan facilmente.

 

También pensamos que, en un acto como éste, dar las gracias es un tema ineludible y necesario, pero que la lista de agradecimientos a las personas vinculadas a Canigó, esas que han apoyado a nuestros padres en la compleja tarea de educarnos y en la de formarnos académica, personal y espiritualmente, es interminable. Desde aquellas que primero veíamos y saludábamos, las que han estado en recepción y que nos veían entrar más o menos despiertas, hasta las profesoras de cada una de las asignaturas, pasando por el personal no docente y sin olvidar, claro está, los sacerdotes de capellanía del colegio. De entre todas estas personas queremos hacer una especial mención de aquellas que han hecho de su vocación (porque ser profesora es realmente vocacional) un modo de vida, a los que han querido formarnos con su ejemplo, con su exigencia a nosotras y a sí mismas, con su buen (o no tan buen) carácter, esas serán las que más recordaremos y a las que estemos agradecidas a lo largo de los próximos años.
Nos vamos pues con la seguridad que nos tenemos que autoexigir esfuerzo y constancia, pero también caridad. Nos vamos con la lección aprendida, sabiendo que, hagamos lo que hagamos de aquí  en adelante, es  imprescindible intentar hacerlo bien y hacerlo con y por amor. Nos vamos sabiendo que la línea que separa lo que está bien de lo que está mal es tan fina que es casi imposible estar en medio. Si no lo hacemos mejor no será por falta de empeño de nuestros padres y educadores. Así que, ante la pregunta QUO VADIS? (en latín: ¿a dónde vas?) Sabemos que salimos hacia nuestro destino, con el convencimiento de que lo importante no será lo que el futuro  nos depara, sino lo que nosotras hagamos de él.

 

Este último año ha sido duro, lleno de exámenes, trabajos y más exámenes, se nos ha exigido mucho y nosotras nos hemos esforzado para alcanzar todos nuestros objetivos. Por eso, hoy es un día muy especial, porque empezamos a ver los frutos de tal esfuerzo. Hoy, recibimos las becas y simbólicamente cerramos así una etapa de nuestra vida, para empezar otra nueva.

 

Si hay algo que podríamos destacar de esta promoción es la unidad que hay en ella. Estamos orgullosas de poder decir que nosotras no somos compañeras de clase, sino que somos “amigas”, nos hemos estado apoyando las unas en las otras durante todos estos años, nos hemos animado cuando las fuerzas flaqueaban, hemos escuchado nuestras problemas para intentar solucionarlos, ofrecido nuestra ayuda a todas aquellas que la necesitaban, hemos estado ahí siempre. También en los momentos alegres, cuando un día por la mañana, estando ya algunas en clase, escuchabas gritos de alegría en el pasillo y entonces sabías que por fin esa amiga iba a entrar en la universidad que quería o había hablado con el chico que tanto le gustaba. Todas compartíamos nuestras emociones y hacíamos participes de nuestra felicidad al resto.

 

Cuando nos preguntan sobre la carrera que vamos a escoger o sobre nuestro futuro se nos ilumina la cara, tenemos ilusión por estudiar lo que nos gusta realmente, por convertirnos en aquellas mujeres que puedan decir con seguridad que saben quien son y que quieren. Pero hoy, no todo lo que sentimos es alegría, también en nuestro corazón hay algo de tristeza al tener que dejar Canigó, ya que éste ha sido el puerto donde hemos estado atracadas durante mucho tiempo, en definitiva nuestro puerto de referencia y donde nos encontrábamos seguras en momentos de tormenta y vientos fuertes. Quizás podemos sentirnos un poco asustadas porque siempre se siente miedo a la hora de surcar nuevos mares  y el paso a la universidad es una travesía  importante en nuestras vidas. Pero al preguntarnos Quo vadis? A donde vas? Hemos de pensar que a pesar de que cada una de nosotras navegará en distintas direcciones y buscará nuevos puertos  podremos seguir contando con el apoyo incondicional de nuestras amigas y que siempre podremos tomar como referencia nuestro puerto de origen, es decir, Canigó, la que por mucho tiempo que pase será nuestra casa..

 

Citando a martin luther king dire: TENGO UN SUEÑO “I have a dream”. Yes, I have a dream in wich I see us all together, but something has really changed, we have grown up! However, I still see us as a compact group in our first day of school. Ahora podemos asegurar con firmeza que este sueño de volver a reencontrarnos en un futuro se va a hacer realidad por lo que Canigó nos ha enseñado, ese espíritu de amistad y compañerismo. This is what we are, this is Canigó. Això és el que som, això es Canigó. Esto es lo que somos, esto es Canigó.

 

Gracias Quo Vadis.

 

Posts relacionados

Compartir en