Nueva edición de Cata de Vinos

A la luz de una súper luna en el cielo, este curso se estrenó una nueva edición de la tradicional Cata de Vinos, que con tanta profesional y cariño organizaron Carlos y Sergio para las familias de Canigó.

En esta ocasión, y siendo la finalidad de dicha cata eminentemente solidaria, la recaudación irá destinada a la Asociación de ayuda al Raval de Barcelona.

Aquí va una pincelada de la crónica de aquellos estupendos y sabrosísimos días. Concretamente, de las dos primeras sesiones.

ADVERTENCIA: los que no pudisteis ir, no la leáis, pues os arrepentiréis de no haber podido asistir.

“En la primera sesión, empezaron con una cata de Mencía, una varietal que tiene su mejor acomodo en el norte de León, sur de Galicia y en algunos territorios de Portugal. Bajo la dirección de cata de Gonzalo Fernández, se cataron 6 vinos de bodegas y territorios diversos. Como inicio de cata, y con un Pitacum Val de la Loba 2012 (D.O. Bierzo), el vino dio las notas varietales de la Mencía: frescura, acidez y mucha fruta. Un vino de buena calidad que nos dio toda una visión del Bierzo. Un buen comienzo.

Siguieron con un vino muy fragante y frutal que entraba en boca muy amplio: Dominio de Anza – Selección Parcelas 2014 (D.O. Bierzo). Un vino muy trabajado con mucha frescura, pero algo corto en su final. En todo caso, un vino que gustó mucho, se encontró muy versátil para acompañar platos de pescados y carnes blancas (aves).

Con un Lalama 2012 (D.O. Ribeira Sacra) se fueron a Galicia. Se notó un cambio importante, equilibrio entre amargor y acidez y un paso por boca más trabajado, en general unos aromas más complejos, una magnífica combinación de flores, fruta roja y leves toques ahumados que le conferían mucha elegancia al vino, como mucha versatilidad para todo tipo de carnes, en definitiva, un vinazo.   

El viaje fue corto, y volvimos a tierras leonesas con Camino del Norte 2013 – El Soradal (D.O. Bierzo). Quizá el vino que más representa el terruño del Bierzo. Equilibrado, muy fragante en nariz, con abundantes toques de tanino procedente del raspón, alegría en la boca, con mucha frescura toques ahumados, y con un final persistente. Vino muy completo y fácil de beber, de los que pides otra copa. Combina perfectamente con la carne de cordero, las carnes rojas a la plancha, pollo al horno y en general todo tipo de carnes que no precisen mucha cocción.

No hubo quinto malo. Ladredo 2012 (D.O. Ribeira Sacra): Nos encontramos con la interpretación de Niepoort de la Mencía. Seguimos creciendo. Este vino tiene más cuerpo que los anteriores, más sólido en boca con los matices que confiere la barrica, que le permite abordar otros platos como guisos de carne roja, embutidos curados, y pato.

Para terminar, Corullón 2003 (D.O. Bierzo). Uno de los vinos que revolucionó el Bierzo, elevando la Mencía a primer plano de la actualidad enológica. La Familia Palacios, le da una interpretación a esta varietal muy elegante, aprovecha la frutuosidad, ligereza de su cuerpo y lo acompaña con maderas muy especiadas con toques orientales como de curry. La armonía es la característica de este vino.

Empiezo a pensar que los lunes son el mejor día de la semana, de nuevo en el Hotel Omm nos reunimos el grupo de Cata que de la mano de Daniel Ibáñez de la Vilaviniteca nos fuimos directos al Marco de Jerez. Se presentaba una batalla entre Finos y Manzanillas. Después de catar 6 vinos creo que ganamos nosotros pues creo hemos disfrutado de vinos que han rallado a gran altura.

Los vinos catados fueron los siguientes:

Entusiástico: Manzanilla explosiva en nariz y en boca, con frescura y amargor, amplia y grasa muy Iodada, un poco salada. Un gran vino que merece la pena volver a probar. Esto se llama iniciar la cata de forma trepidante.

Lustau Fino Jarana: Fino que tanto en nariz como en boca resulto algo austero. No dejaron de estar presentes las notas de frutos seco, en el paladar fresca y sedosa. Realmente un fino muy varietal. El contraste ha sido grande entre el primer vino y el segundo, lo que ha captado la atención de los catadores, sabiendo distinguir cada uno de los tipos de vinos degustados.

San León Reserva Familiar: Esta manzanilla es suave y golosa, muy equilibrada y fresca, pide otra copa y otra más. Alejada de la Entusiastico, se nota su crianza más longeva que le confiere mucha elegancia. Un vino para comer con él, especialmente con todo tipo de marisco y de moluscos. Que buenoooooo.

Valdespino Fino Inocente: Este fino es un vino para recordar, levantó la admiración por su contenido y por ser el más económico de la cata. Vino elegante, en nariz notas de piel de naranja, almendra, en boca muy fresco, destaca por su equilibrio y redondez. Un lujo en la copa. No os lo perdáis.

Equipo Navazos Fino Bota 68: Magnífica interpretación del equipo Navazos del Fino procedente de Macharnudo. Un vino serio que impone por su presencia en boca muy bien trabajado, quizá algo demasiado intelectual para un profano. Tendremos que catar más para entenderlo.

Equipo Navazos Manzanilla Pasada Bota 70: Esta manzanilla es un lujazo con todas las cualidades de una manzanilla, pero reposadas, sin estridencias, nada punzante, toda armonía. Con un aroma imponente a flores secas, frutos secos, etc…. Podríamos decir que la característica de este vino es la suavidad. Paso por boca sedoso y muy untuoso. Qué bueno es el vino cuando es bueno.”

En la próxima edición de la Cata de Vinos, más. ¿Os lo vais a perder?

ampa-canigo-cata-de-vinos

ampa-canigo-cata-de-vinos2

Posts relacionados

Etiquetas

Compartir en