Hacemos en familia: Llega el momento de los panellets

Ya ha llegado la Castañada y con ella, todos aquellos alimentos, ingredientes y gastronomía que la envuelven y que marcan la tradición de las diferentes regiones españolas año tras año.

En Cataluña, además de comer ricas y calentitas castañas, es típico acompañarlas de unos pequeños dulces de diferentes sabores ¡los panellets!

Aunque su origen es desconocido, la tradición de comer panellets podría proceder de los árabes, aficionados a introducir almendras en los postres, combinadas con azúcar, miel y especias. Otras fuentes apuntan a una tradición vinculada con los actos funerarios realizados durante estos días. La gente los traía a las iglesias y se los comían en comunidad, junto a otros fieles.

Los panellets son un producto de repostería realizado con almendra, azúcar y huevo. Su masa es un mazapán al que se le añaden diferentes ingredientes, dando como resultado diversidad de formas y sabores.

Aunque en los últimos años han aparecido nuevas variantes, los más conocidos y tradicionales son los de piñones, que siguen siendo los más demandados por los ciudadanos. Éstos suelen ser más delicados, ya que su proceso de elaboración es más costoso; se tarda el doble en hacer un panellet de piñones que cualquier otro. De ahí que también sean los más caros; y porque el propio ingrediente, el piñón, no es un producto, precisamente, económico.

Es tradición comprar una o media docena de ellos de diferentes sabores, que se comen la noche del día 31 de octubre (lo que los anglosajones conocen como Halloween) y la festividad del día 1 de noviembre, Todos los santos. Suelen ser, además, un atractivo para los más pequeños, a los que no siempre les gustan las castañas y los boniatos o moniatos.

Aquí os dejamos un interesante blog donde explica visualmente mediante vídeos cómo se puede planear una tarde de otoño una velada familiar culinaria

Posts relacionados

Compartir en