Crónica de la 9ª etapa del Camí de Sant Jaume

La intensa lluvia que ha caído en las últimas horas nos ha obligado a cambiar repentinamente de planes.

Se ha suspendido la etapa del sábado 29/09 y la hemos pospuesto al Domingo 30, puesto que las perspectivas climáticas eran mucho mejores.

De hecho así ha sido, a las 07:00 h cuando hemos salido de Barcelona, ya se  dislumbraba un cielo  despejado. En esta ocasión algo más de una docena de peregrinos han querido sumarse a la realización de la etapa.

Un total de 18 km separan la localidad de Castell del Remei y Balaguer. Tras tomar un rápido refrigerio en la única cafetería del lugar, y de visitar la pequeña y encalada iglesia, nos disponemos a dejar atrás el majestuoso y emblemático castillo de la localidad para empezar a  peregrinar por una pista llana dirección Linyola.  Dejamos la comarca del Urgel para llegar al corazón de la Noguera.

El paisaje coge rápidamente tintes de campos de maíz, de los que brotan todavía unas verdes mazorcas, y diversas señales nos van marcando el camino correcto. La llanura es perfecta y algunos canales de agua nos recuerdan la sequedad de la zona.

Al cabo de una hora nos encontramos  con el único pueblo que atravesaremos. Linyola, nos recibe casi dormida, y por sus calles a penas se ve movimiento. Las campanas del pueblo nos indican que son las 11 de la mañana.

Al dejar la villa, la cromática sigue siendo la misma. La pista de tierra llana nos permitía llevar un buen ritmo de marcha.  Los más pequeños nos recuerdan que hay que reponer fuerzas. Aprovechamos una encrucijada, para detenernos y reponer fuerzas.

A las 14 h, por fin hemos llegado a nuestro destino, Balaguer. Un buen momento para  abrir las mochilas y compartir  la comida entre todos los peregrinos. Al terminar, partida rápida hacia Barcelona.

El mes que viene, Balaguer- Algerri, ¡no te lo puedes perder!

Posts relacionados

Compartir en