5ª Etapa del Camino de Sant Jaume

La montaña de Montserrat dormía todavía cuando a las 7 de la mañana, tres coches llenos de peregrinos se disponían a aparcar junto al restaurante self-service de abajo. No se atisbaba movimiento alguno, cuando tomamos sin vacilar el letrero que indicaba Camí de Sant Jaume.

 

Un arbolado camino, junto a la carretera nos llevaba por la cara noreste, pasando por la Ermita de Santa Cecilia hasta llegar al Coll de la Massana. Al coronar este nos reagrupamos, y tomamos dirección Sant Pau de la Guardia. Allí, un repentino olor a brasas nos condujo a un fabuloso restaurante, donde dimos cuenta de sus excelentes butifarras y carnes. Teníamos que reponer fuerzas, puesto que nuestras botas llevaban tres horas de camino. A las 11 h reemprendíamos la ruta, para encontrarnos a 6 km, en la localidad de Castellolí, al resto de la expedición, algunos papás con los más pequeños.

 

Quedaban sólo 9 km para llegar a Igualada, y la logística de los coches nos hizo perder algo de tiempo. Los que  empezaban nos contagiaban con sus fuerzas y ánimo, y el paseo hasta la capital del Anoia, fue un continuo diálogo e intercambio de experiencias entre peregrinos.

 

A las 15 h, nos sellaban las “compostelanas” en la estación de los FGC de igualada, y el trabajo fue encontrar un lugar para disfrutar del picnic.

Posts relacionados

Compartir en