10 consejos para ayudar a nuestros hijos a ser generosos

No basta con explicar con palabras lo que los valores significan,  hay que hacerlos realidad, hay que llevarlos a la práctica, y nuestro colegio está muy en sintonía con esta realidad. Por ello organizamos del 30 de enero al 3 de febrero la segunda campaña de alimentos. Es una buena oportunidad para trabajar en nuestros hijos la generosidad y que cada uno de ellos aporte algún alimento que saca de su bolsillo y no de la despensa de casa. (link aquí):

1-     Enseñarles desde pequeños que ninguno de los bienes materiales que tienen son fines en sí mismos, siempre son medios para algo.

2-     Hacerles patente que los padres tampoco aspiramos a las cosas materiales como fines, sino como medios que nos facilitan o nos aportan algo en la vida: ratos en familia, facilidades para el trabajo, etc.

3-     Acostumbrarles a cederse mutuamente juegos, útiles de trabajo, libros, etc.

4-     Los padres tienen que ser generosos en el tiempo que les dedicamos para ayudarles en el estudio, para descansar con ellos, etc. Es un ejemplo muy importante de entrega a los demás.

5-     Los chicos, desde pequeños deben ser generosos con su tiempo. A veces tendrán que dejar un trabajo o el mismo estudio, un encargo, para atender otro más importante

6-     Además de los pequeños servicios que se les pide en casa, es muy adecuado asignar algún cometido fijo, asequible a su edad, que suscite su sentido de responsabilidad y suponga un pequeño vencimiento (detalles de orden material, cuidado de alguna zona de la casa, atención a algún hermano menor, etc.).

7-     Tener mucha constancia en fomentar la generosidad, aunque parezca que no se avanza nada. En realidad se está encauzando y corrigiendo una tendencia natural, que es el instinto de conservación, pero deteriorada.

8-     Cuidar de que una parte de su dinero la entreguen como limosna. Que ahorren para hacer regalos a sus padres y hermanos.

9-     Fomentar dar las gracias desde pequeños. El agradecimiento nos lleva a corresponder y a ser generosos con quien primeramente nos ha hecho el bien.

10-  Conviene que los hijos sepan -del modo más conveniente en cada caso- que se ayuda económicamente a la parroquia, labores sociales, formativas o benéficas.

Posts relacionados

Etiquetas

Compartir en